Yoga y Sexualidad

Yoga y la Sexualidad.

Por Dra. Vivian Pazos
El yoga es una práctica milenaria traída del oriente al occidente por diferentes maestros de la India. La palabra yoga que viene del idioma sanscrito “Yoke” significa unión, esta unión se entiende como unión en los tres niveles del ser humano físico, mental y espiritual. Algunos autores han definido hasta 22 estilos diferentes de yoga, estilos que van desde los más físicos, más acrobáticos y otros más concentrados en la espiritualidad, meditación o el sonido de las mantras. En todos estos estilos de una forma u otra se llega a esta unión es decir: diferentes ríos conducen a un mismo océano. Entonces nos podemos preguntar: ¿que encontramos en el Océano mediante la práctica del yoga? Una de las posibles respuestas es: encontramos paz, aceptación, fortaleza, una vida más feliz con mejoría de nuestra salud física, mental y sexual.
La sexualidad humana ha sido estudiada y definida desde diferentes perspectivas. La dimensión biológica que se concentra en los factores biológicos capacidad de procrear, concepción, nacimiento, satisfacción y respuesta sexual, etc. Relacionando esta perspectiva al yoga aquí se verían los aspectos del funcionamiento fisiológico de la segunda chacra, Svadisthana regido por el elemento agua; para el buen funcionamiento de esta chacra la ciencia milenaria del yoga ha recomendado múltiples ejercicios. Por citar algún ejemplo el set del Kundalini Yoga que enseno Jogy Bhajan Ph.D que ayuda a la mujer a eliminar la presión premenstrual sirve de gran ayuda a las mujeres que padecen del SPM (Síndrome premenstrual). Recuerdo en mi práctica de terapia de yoga haber ensenado ejercicios y asanas (posturas del yoga) a Lisy, una adolescente de 17 anos que siempre al tener la menstruación tenía que acudir a los cuerpos de guardia de hospitales por fuertes dolores y tomaba grandes cantidades de calmante. A Lisy su ginecóloga le recomendó practicar el yoga y después de esto se dirigió a mí para comenzar algunos ejercicios que la pudieran ayudar a aliviar el sufrimiento de estos dolores. Al cabo del primer mes de practicar el set de ejercicios mencionados, Lisy no necesito más los calmantes y dejo de asistir a las salas de emergencia.
La perspectiva sicosocial de la sexualidad se encarga de aclarar y estudiar los trastornos sexuales y la evolución del ser humano como ser sexual. La tradición milenaria de la yoga reconoce que el mal funcionamiento o desbalance energético de la segunda chacra donde se localizan los órganos sexuales y reproductivos trae problemas emocionales como falta de creatividad, ansiedad, incapacidad de controlar emociones, preocupaciones excesivas, sentimientos de culpa, enfermedades y disfunciones sexuales, dificultades para procrear y cambios en los deseos sexuales ya sea por disminución o exceso e incluso aberraciones sexuales. Por estas razones el yoga recomienda mantener el cuidado higiénico y mental para el balance de esta chacra.
La perspectiva social de la sexualidad estudia como la colectividad y la sociedad regula mediante normas, prohibiciones y presiones sociales la conducta sexual por un camino determinado. Esta conducta sexual aprobada tiene regulaciones legales para condenar aquellos que las incumplen. Las leyes varían según la sociedad, aspecto cultural y religioso predominante en cada uno de las diferentes sociedades. En el milenario yoga también existen regulaciones éticas que abarcan diferentes aspectos de la vida incluyendo la sexualidad.
Un aporte del yoga a este aspecto fue la definición de los once centros lunares en la mujer que son centros de mayor sensualidad erógena que varían cada dos días y medios, que afectan nuestras emociones y están localizados en:
1. El área de la línea del pelo, brindando a la mujer cualidades como firmeza, estabilidad y claridad.
2. Las mejillas dan estabilidad emocional,
3. Las cejas hace a la mujer imaginativa y visionaria
4. Los labios posibilidad de tener una buena comunicación y deseos de interactuar con otros
5. El lóbulo de la oreja estabilidad emocional y balance,
6. La nuca nos brinda sensibilidad y romance
7. El área del pecho, compasión hacia los demás y generosidad
8. El área del ombligo y la parte trasera de la espalda en línea con el ombligo hace a la mujer vulnerable.
9. La parte interior de los muslos hace a la mujer en control con auto determinación y afirmación.
10. Clítoris, reaccionando a las situaciones externas y en situaciones de interacción social las mujeres se tornan sumamente habladoras y comunicativas
11. Vagina profundidad en nuestras acciones
Los expertos recomiendan auto evaluar nuestras acciones y escuchar a nuestro cuerpo para conocer en cual centro lunar se encuentra la mujer.
Los hombres solo tienen un centro lunar en el área de la barbilla.
Otro aporte de la enseñanza del yoga es como la práctica del yoga en pareja la cual ayuda a ganar en confianza, comunicación, estabilidad emocional y salud sexual a sus practicantes.
Para una demostración grafica de los aspectos mencionados en este artículo te invitamos a mirar el siguiente reportaje de Univisión en el segmento sobre “El poder de la Energía.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *